Cómo aprovechar las Redes Sociales para ganar clientes y reducir costos

Si actualmente tu pyme no cuenta con herramientas de comunicación virtual podés estar perdiendo la oportunidad de captar potenciales clientes para tu negocio. Las redes sociales permiten alcanzar niveles de difusión para tu empresa sin precedentes, que se complementan con los métodos utilizados tradicionalmente.

 Son numerosos los casos de éxito que resultaron de formar parte de este tipo de comunidades online. Sin embargo, muchas pymes aún tienen dudas respecto si lograrán algún beneficio a través de la Red.

Algunas claves que colaboren en aclarar el panorama.

  • No hace falta estar presente en todas las redes sociales ni todas son adecuadas para todas las pymes
  • Los contenidos e información deben estar permanentemente actualizados
  • La publicidad vía Internet permite reducir costos en relación con la publicidad tradicional
  • Es necesario capacitar al personal de la pyme en este tipo de herramientas para aprovechar al máximo el potencial online
  • Existen instrumentos que permiten medir el impacto y el nivel de difusión que tu negocio generó en las redes

Lo fundamental es poder integrar este tipo de acciones de visibilidad a una estrategia de comunicación integral que dé cuenta del perfil de tu pyme, y le permita llegar a un público masivo sin tener que afrontar gastos desmedidos.

Una alternativa interesante es el acuerdo que firmó la Sepyme del Ministerio de Industria con Mercado Libre, que ofrece su plataforma de comercio electrónico como herramienta gratuita para que las pymes puedan, a través de la Secretaría, tener su propio sitio de comercio electrónico.

Se trata del servicio MercadoShops que ofrece alojamiento web y un dominio propio y personalizado para ventas por Internet. También les permite contar con MercadoPago para cobrar sus ventas a través de múltiples formas de pagos (con tarjetas, en cuotas, a través de Pago Fácil o Rapipago, etc.) de una forma fácil, rápida y segura. Además, desde esta plataforma, las empresas podrán administrar sus productos, clientes y costos de envío.

Fuente: Sepyme – Ministerio de Industria

Redes Sociales y Generación Y

La Generación Y comprende a los nacidos entre 1980 y el 2000.

Crecieron con internet, las redes sociales que comenzaron siendo un espacio de ocio para convertirse en todo un centro de operaciones profesionales y empresariales.

Dado que esta generación de trabajadores sabe lo que quiere y lo quiere ya, la gestión del tiempo es un elemento muy importante, sobre todo cuando la vida laboral / profesional se encuentra disociada de la personal y el tiempo para hacer lo que da placer no es suficiente.

En tal caso, la Generación Y se diferencia de sus padres (los Baby Boomers) porque ellos organizaban su vida en torno al trabajo, mientras que los Y hacen al revés: su trabajo debe ser funcional a su vida.

Y es por ello que, en la oficina, los Y se comportan de manera “notable” con las herramientas informáticas: Si necesitan comunicarse con alguien no harán un llamado sino que le escribirán por MSN, en lugar de un Fax mandará un SMS, las invitaciones formales o informales son cambiados por publicaciones en el Muro de Facebook y para averiguar algo rápidamente siquiera se acude a Google, para eso está Twitter y los millones de usuarios conectados capaces de responder al instante.

Dado que la concepción del trabajo ha cambiado, las tareas diarias de un trabajador Y son diferentes e involucran mucho de la comunidad virtual y las redes sociales donde buscan sentirse útiles y reconocidos.

Si bien la Generación Y es hoy quien da dolores de cabeza a sus jefes hay que tener en cuenta que en diez años, estos jóvenes ocuparán las posiciones de management de las empresas, modificando radicalmente la forma de hacer las cosas.

Entonces, lo que hoy es un hábito inmaduro pasará a ser parte de la política de la empresa no de la manera directa en que todos imaginamos sino que se premiará el cumplimiento de objetivos, se desestructurará la forma de vestir y comunicar en la empresa, las reuniones formales de trabajo se reducirán a su mínima expresión y las herramientas 2.0 que permitan resolver de manera virtual cualquier problema serán potenciadas.

Por supuesto, en un ámbito laboral donde la virtualización será moneda corriente no tendrá mucha importancia la edad, cultura, género y capacidades, de hecho, siquiera importará la ubicación física del trabajador que estará conectado con cualquiera de las herramientas virtuales.

Velocidad o Inmediatez en los procesos, variedad de actividades, diversidad, buen clima laboral, buenas relaciones interpersonales, un ambiente de trabajo informal, participación y buenos jefes serán parte del contexto laboral que veremos dentro de 10 años en la mayoría de las empresas, donde la Generación Y comenzará a participar desde puestos de mando.