Design Thinking aplicado a la comunicación

En nuestros proyectos proponemos una estrategia de comunicación institucional basada en el Design Thinking.

El design thinking no es una metodología  mágica, sino un proceso vivo, que se adapta a los cambios y que hace fluir las ideas y esto es muy necesario en los proyectos de Comunicación Corporativa.

Aplicamos el  “pensamiento de diseño”, con foco en el usuario final: en sus necesidades, deseos y prioridades no satisfechas.  Design Thinking ofrece un proceso estructurado para resolver problemas y fomentar la innovación.

Es por ello que involucramos al TARGET seleccionado por la campaña de comunicación desde el principio  y durante todo el proceso.

El proceso de Design Thinking se compone de cinco etapas. No es lineal. Según sus precursores se puede resumir en:

EMPATIZA: El proceso de Design Thinking comienza con una profunda comprensión de las necesidades de los usuarios implicados en la solución que estemos desarrollando, y también de su entorno. Debemos ser capaces de ponernos en la piel de dichas personas para ser capaces de generar soluciones consecuentes con sus realidades.

DEFINE: Durante la etapa de Definición, debemos cribar la información recopilada durante la fase de Empatía y quedarnos con lo que realmente aporta valor y nos lleva al alcance de nuevas perspectivas interesantes. Identificaremos problemas cuyas soluciones serán clave para la obtención de un resultado innovador.

IDEA: La etapa de Ideación tiene como objetivo la generación de un sinfín de opciones. No debemos quedarnos con la primera idea que se nos ocurra. En esta fase, las actividades favorecen el pensamiento expansivo y debemos eliminar los juicios de valor. A veces, las ideas más estrambóticas son las que generan soluciones visionarias.

PROTOTIPA: En la etapa de Prototipado volvemos las ideas realidad. Construir prototipos hace las ideas palpables y nos ayuda a visualizar las posibles soluciones, poniendo de manifiesto elementos que debemos mejorar o refinar antes de llegar al resultado final.

TESTEA: Durante la fase de Testeo, probaremos nuestros prototipos con los usuarios implicados en la solución que estemos desarrollando. Esta fase es crucial, y nos ayudará a identificar mejoras significativas, fallos a resolver, posibles carencias. Durante esta fase evolucionaremos nuestra idea hasta convertirla en la solución que estábamos buscando.

Más información: https://designthinking.es/inicio/index.php

Charla Abierta: “El impacto de la comunicación informal y los rumores en las empresas argentinas”

Los invitamos a la charla abierta “Cómo afectan los rumores y la comunicación informal a las organizaciones”, que se realizará en la Facultad de Ciencias Sociales, de la Universidad de Buenos Aires (UBA), el 16 de mayo a las 22 horas, en el Aula 6.

 Luego de los fundamentos teóricos se presentará la investigación “El impacto de la comunicación informal y los rumores en las empresas argentinas”, realizada por la Asociación Argentina de Comunicación Interna (AAdeCI). La encuesta fue realizada a los profesionales de comunicación y RR.HH de las principales empresas del país.

El trabajo demuestra que el rumor es un fenómeno que impacta gravemente a las organizaciones de Argentina, provocando efectos muy negativos tales como: “el daño en el clima laboral”, “la pérdida de confianza”, “genera malas relaciones laborales” y “lastima la imagen y reputación de la empresa”. En la charla se presentará el Informe Final y se explicará ¿cuál es el nivel de comunicación informal que existe en las organizaciones en Argentina?, ¿cuáles son las causas principales que generan rumores y afectan a las organizaciones? y ¿Qué estrategias de contención están realizando las empresas ante este fenómeno de comunicación informal?

“Comunicación informal y gestión del rumor”

Facultad de Ciencias Sociales – Universidad de Buenos Aires

Ciudad de Buenos Aires – Argentina

Miércoles 16, a las 22 hs. – aula 6

Estrategia de contención de Crisis en los Social Media

Trabajar en las redes sociales puede implicar tener cientos o miles de fans / seguidores entre Facebook, twitter y otras redes sociales, por lo que no es difícil suponer que en algún momento podemos encontrarnos en una situación de crisis. Ya sea por usuarios descontentos, o por errores de diverso tipo que haya podido cometer la empresa, lo cierto es que siempre hay que tener preparado un Plan de Crisis. Y nada mejor, que una Buena Comunicación!

Un Plan de Crisis que conozca todo el personal involucrado y que pueda ejecutarse de inmediato cuando la situación lo aconseje. Y sobre todo estar atento a lo que sucede en nuestro entorno social para evitar que cualquier conato de “rebelión” llegue a más. En este sentido, la prevención, la escucha activa (monitorización) y la planificación son elementos básicos que ayudarán a cualquier empresa a prevenir mejor que a curar.

Cuando nos encontramos ante una situación de crisis, lo primero que se debe de hacer es saber a quién se está enfrentando la empresa (o el Community Manager) y hacer un informe de situación, en el que se detalle desde el origen de la misma, hasta el tipo de crítica que está afectando la empresa y la redes sociales por las que se están difundiendo dichas críticas. Y si ha sido por causa u omisión de la empresa, preparar una respuesta oficial que pueda mitigar los efectos de las críticas, o por lo menos aportar información a los fans sobre lo ocurrido. A fin de cuentas, todos podemos equivocarnos.

Monitorizar la información que circula por la red en torno al hecho que ha motivado la crisis, ayudará a la empresa a saber cómo se está desarrollando esta y a comunicarse más fácilmente, aportando datos, respondiendo preguntas o incluso disculpándose, antes de que lo hagan otros usuarios, con lo que puede servir para amortiguar la situación.

La información debe ser continuada, proactiva, rápida y consistente. Una gestión adecuada de la información es vital en estos momentos, así como recurrir a la ayuda de aquellos clientes influyentes y superusuarios con los que podamos contar para que actúen a nuestro favor y contrarresten a aquellos que puedan atacar sin saber exactamente qué es lo que está pasando (efecto dominó).

En muchas ocasiones, puede haber un instigador determinado, por lo que será importante intentar averiguar quién es y analizar su descontento, así como ofrecerle soluciones reales. Si todo va bien, puede ser que hasta ese usuario descontento pueda convertirse en usuario satisfecho e instigador de que todas las aguas vuelvan a su cauce.

Resumiendo. Una situación de crisis debe tratarse desde un punto de vista estratégico, que atienda a las 5 R´s: Reducción, Respuesta, Reacción, Recuperación y Replanteamiento. Y si hay algo que de toda crisis debe aprenderse, es a detectar los patrones con más antelación. En este sentido, añadir todo lo aprendido y los datos obtenidos en la recién acabada situación a un Plan de Crisis más actualizado, redundará en una mayor y mejor previsión de una próxima crisis.

Fuente: http://www.puromarketing.com